La Barcelona contemporánea, ser ecléctico, postmoderno aunque también algo retro.

Cómo no entusiasmarse cuándo se tiene una cámara en la mano para grabar y retratar la urbe. Un ecosistema en el que se rompen las relaciones entre sus miembros constantemente. Pero quizás, en el mejor de los casos y siendo optimista, esas roturas generan otros lazos.

Es su vida, es el engranaje vital, donde la creación de ideas y conceptos es vital para entenderla, donde las obras artísticas, contemporáneas en su forma y proceso de producción  a nuestra época, remueven y hacen tambalear nuestra sensibilidad.

Ciudad en la que la moral queda en un segunda plano.

Con la cámara he grabado cosas, edificios, atmósfera, de la Ronda Sant Antoni y Calle Floridablanca, hasta llegar a los cines Renoir, frecuentados por mí desde hace muchos años. ¿Quizás nos apeteciera una empanada argentina del bar Laurel?

 

 

 

 

Los edificios, son clásicos dentro de un pasado cercano, construcciones comunes. Lo común es de lo que participamos todos, o sea lo menos trascendental. Muchos artistas, vieron el arte en los objetos comunes. El más radical de ellos, bajo mi punto de vista, fue Marcel Duchamp, con sus ready mades. Qué bello y asqueroso es un urinario masculino puesto del revés. Y cómo reventó, o lo intentó, a la institución artística.

El otro día vi una serie de cortos experimentales de la recopilación titulada, “Del éxtasis al arrebato”, es imprescindible para todo aquel que intente hacer video subjetivo.

Lo pretendo, conseguirlo es otro cantar. A ello aspiro.

Hasta pronto espectador atractivo.

 

 

 

David.

About the author

Soy escritor, poeta, fotógrafo y filósofo. Creativo por naturaleza. Actualmente estoy escribiendo este blog sobre Barcelona, entre otros trabajos. Aquí fusiono la poesía, la fotografía y la filosofía con lugares e historias de esta mágica ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.