Calle Ferlandina nº 39. Raval. Barcelona.

Conocí en mi estancia en Brasil los restaurantes de comida a peso. Pero tiendas de ropa no. Parece interesante la idea. Cuando descubrí el negocio me vinieron recuerdos de esa vida en el país tropical. De la capoeira, la música afro brasileña, la religión Candomblé, la m. p. b., la arquitectura colonial, y la alegría de vivir de un pueblo que muchas veces aunque pase necesidad, se levanta, y hace levantar el ánimo a otras personas que llegan teóricamente de una vida mejor.

Pero volvamos a la tienda que os presento, a la Barcelona actual, 2015, y a la vida entre versos, colores y melodías de Erik Satie. Qué buen compositor, surrealista, léanse sus textos Memorias de un amnésico, valen la pena.

Mientras escucho el piano de sus composiciones y las teclas del ordenador apretadas no sé por quién (quizás por mí) que van componiendo un texto a veces absurdo, otras en el límite entre la realidad y la ficción, me tomo un café y contesto el Whatt, y las teclas siguen escribiendo en el Word, miro, me fijo, y son mis dedos los que escriben. Y yo sin darme cuenta. Quizás podría poner un anuncio, vendo textos a peso, dependiendo de lo que ocupen. Un sueldo extra no vendría nada mal a la familia.

Monólogo y prosa poética. Que sí… que son las dos cosas

“Entrad, entrad y veréis… os trataré con respeto, yo soy uno, único e individual, venid a conocerme… con ahínco intento venderme, al por mayor… me gusto y me gusta la gente, ¿qué sería de mi sin el vulgo?, aunque no comparto el gusto de la mayoría, deshechos como el futbol, la publicidad o la religión no van conmigo, ya os lo dije personalidad única, tendencias con reputación, y que viva la poesía, yo soy poesía, me asemejo a un lienzo de Francis Bacon, o a uno de Chagall, que grandes son los grandes, y sigo, de fondo suena un tango, con Goyeneche cantando, ¿o es Gardel?, a estas horas del día y con unas cuantas copas encima confundo voces tan diferentes, será la vida que me está robando mi prestigioso oído musical, o tan solo es que se me ha quedado algo de agua en el sistema auditivo después de mis repetidas dos veces por semana cincuenta piscinas, parece mentira que un negocio de venta de ropa a kilo haga piscinas, peor quien dice yo, dice mi propietario, o trabajador, y hasta cliente, soy unos y soy todos, todos me comparten y yo comparto lo de todos y que así sea.”Post 215 - Flamingo vintage kilo 1

Versos:

Comunión, conjunción…

me vuelvo otro o comparto algo con otro.

No sé.

No conozco,

intento saberme especial,

intento realizarme

como ente abstracto, sin cuerpo,

todo mente, o

espíritu…

Creando imágenes adivinatorias,

secuenciales en forma de vida

inconclusa… soy y seré

ad infinitum…

Como me cansa vivir,

cuánto disfruto existiendo.

¿Qué diferencia hay entre vivir y existir?

Existir puedes existir de forma pasiva,

y vivir en el lenguaje popular significa movimiento,

experiencia, sino qué significado tiene,

¡Cuánto has vivido!

A quien me lo diga no sé si le responderé gracias, o con pesar…

¿Te parece interesante la tienda de ropa a kilo? ¿Por qué?

Gracias, lector atento.

David.

About the author

One Response to “Flamingos vintage kilo: ropa a peso”

  1. Charles says:

    Hola David,

    Me llamo charly y soy cofundador de tripUniq.com. Estamos buscando local experts de Barcelona y nos gusta tu perfil. En tripUniq los viajeros pagan a expertos locales para que les personalicen su estancia.
    Aqui un mini vídeo explicativo: https://vimeo.com/142888619
    Perdona que te hay escrito en esta entrada, no encontré el contacto.
    Mándame un mail si te puede encajar.
    Saludos,
    Charly

Leave a Reply

Your email address will not be published.